[Blog de Viajes StoryTravelling 77] Turismo y las limitaciones a la oferta y la demanda

Europa reabre sus fronteras de manera limitada, pero por ahora la demanda del turismo interno no basta para que el mercado arranque

Algunas semanas atrás la Unión Europea reabrió sus fronteras al turismo internacional. La lista sólo incluía 13 países. Era un primer paso, y la lista se revisaría cada 15 días. La pregunta obvia: ¿sería suficiente con la demanda interna más 15 países para dar un arranque económicamente sustentable al turismo europeo en plena temporada alta?

Por ahora, no

La respuesta por ahora es que no. Como cuentan en The New York Times, las reservas no despegan a pesar de los estímulos financieros de los gobiernos. Hoteles semivacíos y transportes turísticos con muy pocas personas son parte del panorama actual. La nota del NYT habla de caídas del 80% de las reservas en países como Italia, una de las potencias turísticas europeas junto a Francia y España.

Europa tiene una fuerte demanda interna de turismo, así que es bastante razonable pensar que el principal problema está por ese lado. Y, efectivamente, la mayor parte de los turistas por ahora prefiere no ir mucho más allá de sus fronteras nacionales. Ingleses y alemanes, que normalmente demandan muchas reservas en el sur de España, por ahora están viajando de manera muy limitada. Las islas Canarias tuvieron 15 millones de turistas el año pasado. Hoy la cantidad de vuelos a esos destinos sólo alcanza el 30% de 12 meses atrás. Y un 20% del total de camas está disponible, debido a que la demanda por ahora sigue siendo muy baja.

Otro problema que emerge tiene que ver con los desacuerdos entre los gobiernos europeos. Gran Bretaña ya estableció que quienes lleguen desde Portugal deberán hacer una cuarentena, lo que simplemente destruyó toda demanda de viajes hacia el sur de Portugal por parte de los británicos.

¿Repensar el modelo de negocios?

En The Guardian van por el tradicional “crisis = oportunidad”. Ya que la pandemia ha llevado al mercado tradicional de viajes a una enorme crisis, es el momento para cambiar algunas cosas malas del modelo anterior. Como la hiperturistificación de los destinos, la saturación de los espacios de algunas ciudades y los problemas con los alquileres, por citar algunos puntos.

Soy muy escéptico con esa idea de crisis=oportunidad. Buena parte de los actores del campo turístico se van a quedar afuera si no se recupera al menos la mayor parte del volumen de viajeros. Pedir que nos enfoquemos en un “futuro mejor” cuando el presente es pura incertidumbre es poco realista. Lo que pasa ahora en Europa, una de las primeras regiones en reabrir parcialmente fronteras, es un ejemplo para pensar estas temáticas. Incluso en una zona con fuerte turismo interno la demanda no es ni remotamente suficiente para reactivar el mercado. Los viajeros no quieren aventurarse lejos de sus casas por el temor a nuevas cuarentenas y la posibilidad de rebrotes. El mercado de viajes siempre se recuperó rápido de crisis anteriores, pero ahora la cuestión es bastante diferente.

A medida que las fronteras se reabran parcialmente, lo que comenzará a pesar es la demanda real de viajes. Estamos en un punto de la crisis donde la viabilidad de muchos negocios turísticos ya está jugada. Una buena parte de ellos ya no seguirán funcionando tras esta crisis. La idea de que vamos a tener un mercado de viajes sustancialmente más chico en los próximos 18 a 24 meses aparece como una posibilidad evidente, en particular en segmentos como los viajes de negocios.

Este es un mercado que necesita buenas noticias. De hecho, los medios remarcaron mucho sobre las reaperturas provisorias de fronteras y sobre los plazos futuros de la desescaladas. Pero también hay que tener en claro el alcance de esas buenas noticias. Se trata de medidas que sólo de manera parcial van a reactivar el turismo. El ejemplo europeo marca que al menos por ahora hay que seguir esperando por la reactivación de la demanda.

Tweets

Bahamas abrió sus fronteras a los turistas estadounidenses, y las volvió a cerrar por el incremento en la cantidad de casos de covid-19. Sigue admitiendo europeos.

Preguntas que me hacían en Twitter: ¿qué pasa si el pasajero tiene náuseas y quiere vomitar? ¿Si le pica la nariz? ¿Si se despresuriza la cabina? A todas esas preguntas: ni idea.

Level confirma vuelos entre Buenos Aires y Barcelona desde el 1 de septiembre. Siempre y cuando, claro, la Unión Europea nos admita en su lista de países permitidos. Agosto será un mes definitorio al respecto.

Parece que en Estados Unidos aún no descubrieron que las columnas de opinión bien sesgadas atraen suscriptores.

Por cierto, al editor de Substack le faltan integraciones importantes, como Pinterest e Instagram. Seguiré viendo esta semana como agregar fotos desde ahí.

Papers

Sobre la medicalización de la vida cotidiana y los riesgos de gestionar la salud global, dos temas centrales para el futuro del turismo (en inglés)

La uberización del trabajo: los problemas de regular a las plataformas de servicios (en inglés)

Sobre los problemas que genera que nuestros datos privados se transformen en activos de las grandes compañías de Internet (en inglés)

Videos

¿Cómo va a ser el viaje mientras no tengamos acceso a una vacuna? Pueden activar los subtítulos automáticos en la configuración de YouTube.

Enlazados

El FBI usaba la información de las reservas hechas a través de Sabre para localizar fugitivos. Lo cuentan en Fayerwayer.

AirBNB era como una familia, hasta que comenzaron los despidos (traducción de la nota de The New York Times).

Canción de cierre

De las mejores canciones para levantar el clima de estas épocas, “The Dream” es una brutal muestra de garage rock, intensa hasta el final

Y si quieren conocer más de The Oh Sees, pueden chequear en el playlist de Spotify