[Blog de Viajes Storytravelling 71] Viajes en la era de la fragmentación (+ podcast)

  
0:00
-12:00
Si recibiste el newsletter vía reenvío de correo electrónico, te podés suscribir debajo

A medida que más países y destinos comienzan a planificar la reapertura del turismo, se comienza a dar un nuevo marco para las actividades ligadas con el viaje. Marco transitorio, es de esperar, pero que se va a extender por al menos el resto del año. Y que está marcado por la fragmentación y aparición de nuevas regulaciones de seguridad. Un panorama complejo, en particular porque requerirá que los turistas estén informados de diferentes formas de manejar la distancia social y de llevar a cabo actividades permitidas. También implicará conocer bien el tipo de documentación y procedimientos que te pedirán en destino.

En particular en los primeros meses, los protocolos de aeropuertos, aerolíneas y destinos van a presentar un gran número de diferencias. Una fragmentación de maneras de aplicar procedimientos, además de diferentes normativas. El mundo del viaje ya tenía una gran fragmentación en los procedimientos, pero en este caso hablamos de normativas sanitarias destinadas a evitar más contagios. No esperemos mucha contemplación con quienes no sigan las reglas, aunque sea por desconocimiento.

Novedades fragmentadas

La primera novedad se va a dar apenas pongamos el pie en el aeropuerto. Allí nos esperen muchas novedades, ligadas en particular a la distancia social y la necesidad de limitar al máximo el contacto entre personas. Ingreso al edificio del aeropuerto solo para personas que tengan pasaje; mostradores con paneles de separación; máquinas para despachar equipajes o en su defecto desinfección inmediata de estos apenas pasen los mostradores; marcas de distancia en el piso; capacidad limitada en baños; mayor distancia entre asientos en la parte de embarque; proceso de llamadas por grupos, sin filas, seguramente manejado vía aplicaciones. En todo caso, lo más probable que todo esto implique tiempos más largos para el abordaje del avión. El tema es que, si bien habrá protocolos consensuados entre muchos aeropuertos, vamos a tener que esperar diferentes aplicaciones entre ellos. Ya pasaba antes, claro. En algunos aeropuertos podían entrar todos los que quisieran; en otros sólo los viajeros. La organización de las filas era un tema de las aerolíneas; ahora no es tan claro. Y cómo se organicen las filas de migraciones, aduana, etc, va a depender mucho del espacio disponible en cada aeropuerto.

Luego, dentro del avión, más novedades. Parece claro que las aerolíneas han logrado resistir exitosamente lo de bloquear el asiento del medio por el tema de la distancia social. Pero habrá directivas para limitar al máximo el movimiento dentro del avión, por ejemplo para ir al baño -¿habrá que pedir permiso antes?. No me pregunten que pasa con los que se mueven un poco por el tema de las potenciales trombosis; tal vez te dejen estar de pie junto a tu fila de asientos. También podemos esperar un contacto lo más breve posible con la tripulación. Por ejemplo, la comida casi seguramente vendrá empaquetada. Pero la aplicación de normas va a depender mucho de las aerolíneas.

Parece algo no tan complejo, pero en realidad requerirá lograr que los pasajeros se amolden a las nuevas normativas. Hace unos días la aerolínea Lion, una de las principales de Indonesia, volvió a suspender sus pocos vuelos internacionales porque los pasajeros no seguían las indicaciones para evitar los contagios de covid-19. La tripulación era puesta en riesgo, y la aerolínea suspendió las operaciones internacionales.

¿Ya formás parte de la comunidad de Blog de Viajes en Telegram?

Blog de Viajes en Telegram

Luego, los países comenzarán a reabrir fronteras de manera selectiva. En algunos casos para países cercanos y con tasas de contagios controladas. Lo que se conoce como “burbuja turística”. Pero también deben comenzar a reabrir para sus principales mercados emisores, y allí aparece una disyuntiva muy actual: hasta dónde priorizar la puesta en marcha del turismo y en que punto marcar un límite para no poner en riesgo a la población local. En este punto hay muchos interrogantes, porque muchas naciones están reabriendo en estos días. Los requisitos y las nacionalidades permitidas variarán de acuerdo a cada destino. Maldivas, por ejemplo, va a requerir estadías mínimas de 14 días con testeos antes de viajar y otro en destino, con un costo de 100 dólares por persona. La Unión Europea espera reabrir sus fronteras internas hacia el 15 de junio, pero la llegada de viajeros desde fuera de Europa todavía no está decidida. Se daría durante julio, pero aún no hay fechas ni precisiones sobre cuán extendida será esta reapertura.

Y luego tendremos las disposiciones para mantener la distancia social en espacios abiertos -por ejemplo, muchas atracciones turísticas- y lugares cerrados como bares, algo que variará bastante de acuerdo a la ciudad y al tamaño de los espacios. De nuevo: ya existían diferencias, claro. Pero ahora, cuestiones sanitarias de por medio, habrá que esperar implementaciones más estrictas, al menos en el corto plazo.

Viajar en los próximos meses será un proceso de prueba y error. Tanto para los planificadores de los destinos en cuanto a como implementar los protocolos, como en el caso de los viajeros, que deberán enfrentar nuevas disposiciones en muchos lugares.

Para dejar comentarios, pueden usar el botón debajo:

Leave a comment


Enlazados

Esta semana en Blog de Viajes nos ocupamos de la lenta desaparición de AirBNB Plus, el servicio pensado para viajeros de negocios; y el giro de Instagram, que ahora propone compartir parte de las ganancias por publicidad con los influenciadores.

¿Se puede reinventar Venecia? La pregunta que guía el artículo de The New York Times puede ser una buena orientación para preguntarse que puede pasar con el mercado turístico global. No es una pregunta moral (“el turismo tiene que volver mejor”). Es algo material; el turismo no podía seguir en el camino que conocíamos por muchos temas -sustentabilidad, saturación de espacios públicos en ciudades muy turísticas, problemas con el mercado de alquileres, etc. En el caso de Venecia, la pregunta es más urgente, en tanto la ciudad ha expulsado a la mayor parte de sus habitantes para transformarse casi en un espacio sólo habitados por turistas. Prácticamente vacía por meses, ahora el regreso del turismo trae otras preguntas. Conoceremos las respuestas en algunos meses.

Muy recomendable este artículo de CTXT sobre la crisis del turismo en España. Más allá de la coyuntura y los devastadores efectos del covid-19, el país ya tenía muchos problemas ligados con un mercado laboral precarizado, un sector hotelero ligado a operaciones financieras globales y crecientes tensiones urbanas por el hiperturismo


Canción de cierre

En noviembre de 1979 Wire editaba su tercer disco, “154”, y cerraba una magnífica trilogía inicial. Luego vendría una separación temporal, y el regreso con discos más electrónicos durante los ‘80. De “154” sale una de mis canciones favoritas de la banda, la hermosa “The 15th”, una canción que, de ser el mundo más justo, debería aparecer en cuanta lista de “las 100 mejores canciones del rock” o cosas por el estilo. Si tienen Spotify Premium pueden escuchar la canción completa; en la versión gratuita sólo 30 segundos. Pero pueden guardarla como favorito y listo.

Y si les interesa conocer más de Wire, debajo tienen una lista de reproducción que abarca buena parte de su carrera